Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

La observación cautelosa es una opción en muchas hernias asintomáticas, pero esto puede ser riesgoso en ciertos casos. Por ejemplo, dentro de los dos años siguientes de diagnosticarse una hernia femoral, el 40% de estas provocan estrangulación intestinal.

Para una hernia inguinal, los médicos difieren en sus opiniones de si la cirugía programada de reparación es necesaria, de si produce síntomas o no, o de si esta puede repararse completamente.

Algunos médicos del American College of Surgeons, por ejemplo, expresan que una operación en estos casos no es necesaria, y que la observación cautelosa sería suficiente.

Otros, en cambio, autoridades de salud del Reino Unido, recomiendan la reparación quirúrgica para eliminar el riesgo de posterior estrangulación del intestino, cuando el suministro de sangre a la parte afectada se corta, lo cual es una indicación de emergencia para la cirugía. También se añade que una operación programada es menos riesgosa que una de emergencia.

Las opciones quirúrgicas dependen de las circunstancias de cada individuo, como también de la ubicación de la hernia, pero existen en general dos tipos de intervenciones quirúrgicas:

  • Cirugía abierta
  • Cirugía laparoscópica («cirugía mínimamente invasiva»).

La reparación quirúrgica abierta cierra la hernia mediante suturas, mallas, o una combinación de ambas, y la herida quirúrgica en la piel se cierra con suturas, grapas o pegamento quirúrgico.

La reparación laparoscópica se utiliza para operaciones de repetición y una de sus finalidades principales es evitar cicatrices, y aunque suele ser más costosa, es menos probable que se presenten complicaciones, como por ejemplo infecciones.

Para reparaciones quirúrgicas de una hernia guiadas por un laparoscopio, incisiones más pequeñas son posibles, lo cual permite una recuperación más rápida de la operación.

Una revisión sistemática de 2014 casos en 20 años, que comparaba la reparación quirúrgica de la hernia mediante cirugía convencional abierta y laparoscopia en niños, encontró que la cirugía laparoscópica era más rápida para hernias bilaterales, pero no había diferencia significativa en las hernias unilaterales.12

La tasa de recurrencia es similar en ambos procedimientos, pero la tasa de complicaciones como infección de la herida es mayor en el caso de cirugía abierta, especialmente en bebés. La hernia inguinal es una de las causas más comunes de cirugía en los niños.

La hernia se corrige de la misma manera como en la cirugía abierta, pero en este caso guiada por una pequeña cámara y una luz que se introduce a través de un tubo.

Los instrumentos quirúrgicos son introducidos a través de otra pequeña incisión. El abdomen es inflado con gas para mejorar la visualización y el espacio; este procedimiento se realiza en su totalidad bajo anestesia general.

El American College of Surgeons ha elaborado una guía que proporciona información detallada acerca de la reparación quirúrgica de las hernias, incluyendo los riesgos.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Haz tu cita aquí